Nuestra Misión

Haciendo de cada hombre un creyente, de cada creyente un discípulo y de cada discípulo un ministro.

¡Cuatro Décadas Dedicadas a la Evangelización del Mundo!

A la edad de diecisiete años comencé a predicar y desde entonces, no he parado.  Por más de cuatro décadas me he dedicado tiempo completo al ministerio.  En el año 1977, Dios habló claro a mi corazón y desde entonces ésta ha sido nuestra misión:

  • Hacer de cada persona un Creyente

    Cuando se vive la vida de pecado, se es esclavo. Pero cuando se conoce a Jesús, nos hacemos dueños de una verdad que nos convierte en hombres y mujeres libres. Creemos, en primer lugar, que toda persona que busca la paz y el reino de Dios debe nacer de nuevo, recibiendo a Cristo como su Señor y Salvador. Nuestra visión es conducirle a encontrar en nuestra congregación a su familia espiritual, mientras sigue el plan de Dios en el desarrollo de una nueva vida. Cuando Dios entra en el corazón del que cree, se le hace necesario buscar el gozo del Espíritu Santo, orar, leer y estudiar la Palabra de Dios para de esta manera vivir una hermosa experiencia con nuestro Padre Celestial.

  • Hacer de cada Creyente un Discípulo

    El creyente, cuando se siente amado y se relaciona con otros en la iglesia, participa en la “Gran Familia Cristiana”. Aquí recibe los cuidados necesarios, para un crecimiento saludable en la fe, en la gracia y en el conocimiento de la Palabra de Dios, en la calidad de nuestra vida espiritual y en el servicio para con Dios y la iglesia.

  • Hacer de cada discípulo un Ministro

    Así como usted creció en conocimiento y calidad de vida, y está creciendo en servicio, es su deber y privilegio hacer que otros crezcan. ¡Un ministro al servicio de Dios para expresar el amor de Dios! Nuestra meta primordial es ayudar a cada miembro a encontrar un lugar de servicio en Capilla del Rey. Deseamos habilitarlo para que despliegue al máximo su nueva forma de vida.

960

Campañas Realizadas