Carta a la Consciencia

Ayer una persona me felicitaba por la publicación de la Biblia del Pescador y me preguntó: En lo personal, ¿qué persigue usted al publicar esta Biblia? No fue necesario pensar mucho porque eso ha estado muy claro en mi mente y corazón. Le dije: Provocar un avivamiento de lectura bíblica.
Sé perfectamente que sólo la lectura de la Biblia puede traer a la humanidad un despertar espiritual que nos guíe a profundos cambios y nos acerque a Dios. Ideas ajenas a las Escrituras han influenciado el pensamiento de hombres y mujeres durante generaciones, alejándolos. Gradualmente los corazones se han apartado resultando este caos moral y espiritual que vivimos mundialmente.

Tengo un sólo norte y es lograr que la Biblia se convierta en el libro de cabecera de la familia. Que salga de las tablillas y sea leída. Que le sacudamos el polvo y la consultemos como el manual de vida que Dios nos dejó.

Cuando miro desde una óptica profética a nuestra generación comprendo que sólo un avivamiento puede modificar el rumbo suicida que la humanidad ha adoptado, y ese avivamiento no puede estar fundamentado en las emociones sino en las Escrituras. En dos semanas iniciaré una gira que abarcará toda Latinoamérica. Presentaré la Biblia del Pescador en cada país del continente. Dios ha impresionado mi corazón claramente con una palabra. Segundo de Crónicas 7:14 ha sido el estandarte que hemos usado muchas veces para llamar el pueblo de Dios al cambio, al arrepentimiento.

“si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren,
y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos;
entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados,
y sanaré su tierra.” II Crónicas 7:14

Esta ocasión no será diferente. Siempre que los ojos del pueblo de Dios se tornaron a Su Palabra, el corazón del pueblo se inclinó a Dios y donde hay arrepentimiento el oído de Dios se acerca para oír y su mano para bendecir.

Su respaldo, amado hermano, es determinante para el éxito de esta gira. Me urge recibir el apoyo de sus oraciones y su presencia cuando llegue a su país. Por eso a través de estas cartas, con artículos en mi página web y con información en “Facebook” (Diaz-Pabon Ministries) le mantendré informado sobre el avance de nuestra gira.

Estaré en Puerto Rico del 27 al 30 de mayo; en Cancún 4 y 5 de junio; en Tuxtla Gutiérrez, México 6 y 7 de junio; en Houston 10 y 11 de junio y del 24 al 30 en Puerto Rico.

No podemos parar hasta ver realizado el resultado que Dios anhela. Sé perfectamente que movimientos inspirados por el espíritu del anticristo orientan sus ataques contra nuestros niños y jóvenes. Sé que hay organizaciones dedicadas a influenciar las altas esferas gubernamentales para llamar a lo bueno malo y a lo malo bueno, pero no prevalecerán. Sólo la Palabra de Dios permanece para siempre.

Pueblo de Dios, prediquemos “a tiempo y fuera de tiempo”. Hagámoslo sin cesar porque “a su tiempo segaremos sino desmayamos”. En el último capítulo de la historia del mundo satanás está vencido y encarcelado, el imperio del mal es derrotado y la iglesia es victoriosa. Jesucristo ocupará el trono por la eternidad, como siempre, y nada cambiará esa realidad.

Por lo tanto, ¿por qué detenernos ante las amenazas del mundo? En Mateo 11:12 leemos que Jesús dijo: “Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan.” ¡Cuán de actualidad resulta este versículo al ver los ataques violentos y viciosos que sufren la iglesia y la causa de Cristo! Razón por la cual se requiere de nuestra parte una repuesta violenta.

Esa repuesta violenta no consiste en responder “mal por mal” sino todo lo contrario. Venzamos con el bien el mal. Hagamos oír la voz de Dios en el mundo entero. Enseñemos, prediquemos y afirmemos la verdad vehementemente.

Le invito a participar de esta visión de Dios. Unamos fuerzas para la evangelización del mundo en estos tiempos finales.

Por las almas,
Dr. Díaz-Pabón